El espectáculo comienza cuando los espectadores llegan a la antesala del teatro. Allí son recibidos por una azafata y su asistente, quienes les entregan el “Formulario de migración de ideas” y les explican cómo completarlo (los niños dan las ideas y los adultos escriben). Dos juglares en vivo musicalizan la espera, informando con sus canciones sobre usos y costumbres de la “Isla de las historias” e instruyendo a los viajeros con recomendaciones importantes a tener en cuenta a la hora del viaje.
Al entrar a la sala, los turistas (espectadores) son recibidos por el agente de migración quien controla que todos los formularios estén completos. Comienza el viaje y los isleños les dan la bienvenida a los visitantes. El Señor Director, personaje imaginario, inicia el rito solicitando a los isleños que creen una historia a partir de algún dato contenido en los formularios de migración de ideas. Ellos juegan la historia valiéndose de su cuerpo, de su voz y de su imaginación, llevando a los espectadores a pasear por diversos universos y tiempos presentes que no volverán.
Una vez finalizada la historia el Señor Director emite su opinión y pide a los isleños una nueva historia y así sucesivamente hasta el final del espectáculo, cuando el director se retira y los habitantes de la isla regalan a los visitantes una última historia, utilizando como texto todos los formularios de migración de ideas. leer más

Para compartir esta página: