Cuerpo-Mente-Voz
04/01/2013
Clowns Rusos
03/04/2013
Todos los artículos

Meyerhold sobre las bases del Teatro Popular

Skomorokhi with bear by Khodov V.M.

Skomorokhi with bear by Khodov V.M.

 

En este interesantísimo estudio de 1926 Mokulski analiza como Meyerhold encuentra en las tradiciones populares un impulso para renovar la forma del espectáculo

De la escena Isabelina a la Biomecánica.

¿Qué papel juegan las tradiciones teatrales en la presente obra de Meyerhold, sus investigaciones y sus hallazgos en vista de crear un nuevo teatro popular?.La noción de “pueblo” es muy vaga, puesto que abraza a las clases, los estados y agrupaciones sociales más diversas. Ahora bien; todo arte es un arte de clases, con mayor motivo el arte teatral. La presión del consumidor en el productor es aquí más sensible, porque, en lugar de recibir una obra acabada, el consumidor participa en su elaboración, observa al artista a lo largo de su creación y, por su actitud, crea una atmósfera favorable o no para el éxito de la obra. El teatro depende siempre del público, de sus simpatías o antipatías sociales, de su moral y de su ideología de clase. Hablando de teatro “popular” no pienso, pues, ni en la utopía “comunitaria” o “panhumana”, forjada por intelligentsia, ni en la teoría de un teatro “para analfabetos”, encargado de poner al alcance de éstos principios de ideología burguesa. No; pienso en el teatro de masas inferiores que, en todo tiempo, opusieron su arte espontáneo al arte de las clases dominantes. Libres de las cadenas de la civilización oficial, estas masas satisfacían su instinto teatral creando unas formas y unos procedimientos que, en los pueblos más diferentes, presentan a veces unas coincidencias sorprendentes, que no siempre es posible explicar por la teoría de los plagios. Se constata un cierto estilo popular universal, englobando el mimo griego, la comedia de máscaras o atelana romana, los juglares-histriones medievales o los skomorokhi rusos, los comediantes dell´arte italianos, los actores ambulantes españoles y, finalmente, los de Japón y China.Este estilo popular teatral acusa las particularidades siguientes: es independiente de la dramatúrgia literaria, tiende a la improvisación; el gesto, aquí, domina al timbre de voz; la acción prescinde de los motivos psicológicos; toma cariño a un cómico brusco y sabroso; se pasa con facilidad de lo sublime y lo heróico a una risa gruesa y común; una retórica ardiente acomoda la hipérbole bufonada; constata una propensión a generalizar, a sintetizar, a subrayar tal o cual rasgo de los personajes representados en escena, que concluye con la creación de las figuras teatrales estilizadas -las máscaras-. Finalmente, este arte ignora la diferenciación de las funciones del actor; le requiere, a la vez, como comediante, acróbata, juglar, clown, prestidigitador, “chansonnier”, poseyendo una técnica universal, fundada en una maestría corporal total, en un sentido innato del ritmo y en la economía de movimientos siempre racionales. El conjunto de estas particularidades concluyen en un teatro donde el arte del actor se manifiesta en toda su riqueza, un arte puro, independiente de los demás artes que juegan un papel subordinado….
En el fondo, sólo el teatro popular posee una verdadera tradición y todo director de escena que intenta renovar su estilo por las lecciones del pasado es inevitablemente introducido a estudiar los métodos, los procedimientos y el estilo de este teatro.
Extracto del Estudio de S. Mokulski: La revisión de las tradiciones, en la recopilación de El Octubre Teatral. 1926
“Teoría Teatral” – V. E. Meyerhold – Ed Fundamentos – Pag 189-190

1 Comment

  1. Yael dice:

    Artistas activos, que son conscientes de sus circunstancias y saben cómo responder a ellas.
    El artista completo, capaz de reconocer su cuerpo y usarlo a su favor y el de los demás.

Para compartir esta página: