Por Martha Mancebo para el programa de mano de La isla de las historias


Cuando los actores aspiran el aire creador del público….
Cuando el público recupera ese aire, renovado, depurado y enriquecido…
Cuando esa ofrenda recíproca se repite sin pausas…
Entonces, el teatro vive, palpita como corazón incansable que bombea y toma al ritmo de entusiasmos compartidos…
Y el teatro cuenta historias: la suya, la tuya, la nuestra…
El humor es sorpresa intelectual, dice Macedonio Fernández
Si es sorpresa, deslumbra
Porque llega de improviso
Y explota en la risa
Y es belleza y es vida….
Dónde se juega esta aventura?
Sólo en espacios de libertad
Donde no presionan ni los prejuicios, ni las costumbres, ni la monotonía de la cotidianeidad
Donde todo es posible
En una isla que escapa a los grises de la formalidad… ése es el espacio vivo…
Donde el teatro respira en la novedad permanente.
Nada se repite. Todo cambia.
Y el humor estalla, derramando felicidad.
Así se cuentan las mejores historias que saltan como resortes resonadores de promesas colectivas
Martha Mancebo

Martha Mancebo

Para compartir esta página: